IMG_2984

Buscando “el punto”

Recordando antiguas reuniones de tutoría a las que, como padre, me tocaba asistir no hace mucho tiempo, me viene a la mente la imagen de un gran profesor casi obsesionado con una idea: en la etapa de la vida que transitan sus hijos, lo más importante es encontrar el punto.

Era en un curso de primaria, esa época en la que la criatura dejó hace tiempo de ser bebé y aún no ha llegado a la adolescencia. Navega entre un estado de dependencia total de un adulto y la casi inevitable rebeldía del que se cree autónomo. Yo diría que es ese período donde los poros están tan abiertos que los adultos tendemos a medir cada palabra y cada acción para asegurarnos de no fallar.

Aquel profesor insistía en que lo más importante era descubrir ese punto, dar con uno de esos resortes que hacen que en el niño brote la ilusión, la motivación, el esfuerzo, la dedicación, el compromiso…. todo aquello que se supone hace funcionar al ser humano.

IMG_2984Encontrar ese rincón a veces escondido del niño es un regalo. Da igual si lo construyes o si te lo encuentras, lo importante es conocer cuál es la tecla que se ha de tocar para que suene la música que esperamos. Y ahí… aparece el fútbol.

En la actualidad, no creo que nadie dude de que la práctica de algún deporte es un terreno abonado a ser uno de esos rincones fértiles que propician el crecimiento personal. Si además hablamos del fútbol, nos encontramos ante una de esas perlas que la sociedad actual nos ofrece.

Una gran mayoría de nuestra población infantil observa el fútbol con pasión, con ilusión, casi con ansia… , muchas veces a nuestro pesar. Sin duda se trata de uno de esos regalos que hemos de aprovechar de forma intencional y consciente.

Cuando uno se encuentra con una perla así, es importante saber cómo tratarla. La manera de gestionarla puede convertirla en un entorno donde emerja lo mejor o, por el contrario, en un veneno que se confunda con un buen puñado de buenas intenciones.

cede4e_7d096e42cf5a44fcaae57c762d14d1b7Sin embargo, no solo basta con reconocer el potencial formativo de una determinada práctica. Es importante atender a los procesos que ocurren en ésta, cuidando con mimo los detalles que la orientan en la dirección deseada.

Estos detalles suelen relacionarse con muchas variables relacionadas con el contexto o los recursos, pero sobre todo con las personas, que es donde suelen empezar y acabar los proyectos formativos.

En cualquier caso, ya habrá tiempo de dedicar posts a todas estas cuestiones. Hoy el acento lo ponemos en felicitarnos de poder reconocer el deporte como un entorno con un gran potencial formativo.

Todos aquéllos que hemos participado intensamente del fútbol como una experiencia formativa sabemos que éste moviliza, como casi nada en estos tiempos, los mecanismos cognitivos y afectivos que pueden activar aprendizajes de calidad en nuestros niños.

Esperemos estar al nivel de la oportunidad que el fútbol nos brinda para nuestros hijos…

El fútbol moviliza los mecanismos cognitivos y afectivos que pueden activar aprendizajes de calidad en nuestros niños.

 

IMG_2984

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *